Blog



"Debemos retar a un sistema patriarcal que impone una estructura cerrada y de dominación de los más fuertes sobre los más débiles"

De adentro a fuera. PCN 2016

Os presentamos al equipo creador del proyecto “De adentro a fuera”, ganador del Premio Claudio Naranjo 2016 en la modalidad de Grupos de trabajo y/o Propuestas Creativas. En esta entrevista Ane, Renata y Gorka, han compartido con nosotros el origen de este proyecto, y sus ideas sobre educación integradora y sus planes de futuro.

 

Nos gustaría conocer un poco más al equipo que habéis creado esta propuesta “De adentro a fuera” ¿Qué nos podéis contar acerca de vosotr@s y del centro en el que trabajáis junt@s?

Somos tres personas interesadas en la psicología y en la labor de acompañar el crecimiento humano. Cada una de nosotras hemos seguido caminos diferentes a nivel formativo y profesional: Psicología, Terapia Familiar Sistémica, Terapia Gestalt, Bioenergética, Programa SAT, Igualdad de Género y Derechos Humanos, etc. Y quizás esa alquimia de puntos comunes y diversos ha sido la clave de nuestra maduración como equipo. Nuestras vidas se cruzaron en esta pequeña ciudad, Iruña-Pamplona. Pero sin duda, la idea de crear este proyecto juntas, surgió en el espacio de Laskurain.

Laskurain abrió sus puertas en enero del 2013 como centro de apoyo psicológico y formación orientado al crecimiento y desarrollo personal y colectivo. Trabajamos a través de la Psicología Sistémica y Humanista, entendiendo que cada persona crece de un modo único y desde lugares diferentes. Respetando esta singularidad realizamos orientación e intervención dirigida a la infancia y adolescencia, familias, parejas, personas adultas y organizaciones. Contamos con un equipo multidisciplinar y con diversas actividades enfocadas al bienestar y la expresión creativa.

En 2014 abrimos una nueva línea de trabajo orientada por un lado a la formación y supervisión del profesorado en el área de la pedagogía sistémica y la coeducación, y por otro a la capacitación y acompañamiento de distintos profesionales en materia de igualdad y desarrollo organizacional. Con este nuevo paso, fortalecemos nuestro enfoque de trabajo, basado en una intervención holística con el objetivo de favorecer el proceso integrativo de desarrollo personal, relacional y grupal.

¿Cómo surgió este proyecto “De adentro a fuera”?

Como decíamos, la idea en bruto surgió en el espacio de Laskurain, en un proceso de búsqueda y de encuentro a través de la creatividad. Y más concretamente, en un taller del Camino del Clown con el maestro Alain Vigneau que vio una pequeña luz y nos animó a descubrirla.

En ese momento de claridad y fertilidad creativa, de alguna forma nos miramos y nos reconocimos. Compartíamos experiencia como psicoterapeutas, sentíamos una gran atracción hacia la propuesta del maestro Claudio Naranjo sobre el potencial de la educación como forma de cambiar el mundo, y teníamos un interés personal y amplia experiencia profesional en igualdad de género. Y comenzamos a compartir ideas y a concentrarnos en el proceso creativo.

En nuestra experiencia de trabajo con profesorado, pudimos conocer sus inquietudes y dificultades en la cotidianeidad de la convivencia escolar: aumento de acoso escolar, violencia del alumnado hacia el profesorado, sexismo, violencia de hijos/as a madres y padres, “fracaso escolar”, discriminación étnico-racial, homofobia, dificultad en el diálogo intercultural, falta de apoyo directivo, estrés, etc. Algo que toma sentido en un contexto más amplio, el contexto social de presión por tener éxito, competición, dominación, resultados, violencia, razón. Se trata del resultado de la desconexión emocional e instintiva que caracteriza al sistema patriarcal.

Y en el trabajo realizado para la sensibilización en la igualdad y la coeducación, nos dimos cuenta de que el profesorado conocía a grandes rasgos el discurso políticamente correcto en relación a la igualdad, pero esto no lograba aterrizar en la conciencia y no daba lugar a un cambio de actitud. Fue entonces cuando entendimos que el trabajo no era eficaz en tanto los conocimientos se limitaban a un nivel puramente intelectual y no tocaban con la experiencia ni atravesaban el cuerpo de las personas.

Decidimos elaborar una propuesta formativa dirigida al profesorado, que facilitase, por un lado, un acercamiento a la coeducación y por otro, a las principales dificultades expresadas por el profesorado en la práctica y la convivencia educativa, incluyendo siempre una perspectiva de género e inclusiva.

Todo ello con una metodología a la que llamamos “De dentro a fuera”, que consiste en facilitar el contacto con la propia experiencia, a nivel emocional, intelectual e instintivo, para entender desde dónde miro el mundo y poder ampliar esa mirada de forma que pueda acompañar al alumnado en su crecimiento integral. Al tiempo que puedo hacerlo mirando y respetando mis propias necesidades.

El objetivo último de la propuesta es ofrecer una formación integral al profesorado para dar una respuesta creativa e integrativa (intelectual, emocional e instintiva/corporal) a las distintas dificultades que surgen en la cotidianidad educativa, desde un enfoque de igualdad de género y diversidad, avanzando así hacia un cambio de paradigma basado en una educación integradora, igualitaria y humanista.

¿Cómo está funcionando en la práctica?

La experiencia con este modelo de trabajo ha sido emocionante y hemos tenido una respuesta muy positiva por parte de las y los participantes. Se sorprenden, no esperan esta forma de trabajo vivencial y en muchas ocasiones aparecen muchas resistencias, porque no estamos acostumbradas a conectar con la emoción y el cuerpo. Pero la cohesión del grupo y el vínculo que se va creando, ayudan a vencer esas resistencias y hay mucha entrega y mucha recepción. Las personas coinciden en que necesitan estos espacios que hacen posible compartir experiencias, soltar cargas, conectar y darse cuenta.

La propuesta en sí consiste en un proceso formativo de 12 módulos, a lo largo de dos cursos escolares, dirigidos al profesorado de primaria, secundaria obligatoria, bachillerato y formación profesional, en relación a la educación integrativa para la igualdad. Los módulos están interrelacionados y ofrecen simultáneamente una mirada hacia dentro; el profesorado, y hacia fuera; el alumnado y sus familias.

Nuestra propuesta es empezar con el Módulo “Una mirada a mis emociones: Preparando el camino para una educación integrativa en igualdad” para preparar la tierra en la que después sembraremos nuevas ideas y conocimientos. Y desarrollar todo el itinerario, ya que recoge las inquietudes y principales dificultades encontradas en la convivencia educativa.

No obstante, su realización completa requiere un gran compromiso institucional, económico y sobre todo humano, lo que dificulta su puesta en práctica. De forma que hemos ofrecido y desarrollado los módulos de forma independiente en función de las necesidades y posibilidades de los centros educativos. E incluso hemos diseñado cursos a medida partiendo del mismo marco y modelo de trabajo, en Educación, centros educativos, UPNA, y otras organizaciones.

Esperamos que en el futuro podamos encontrar alianzas y financiación para poder desarrollarlo en su totalidad.

¿Qué es para vosotros la educación integradora e igualitaria?

Cuando hablamos de una educación integradora nos estamos refiriendo a una educación que primero recoja que somos mucho más que una mente pensante. Asumiendo que el intelecto no puede sostenerlo todo. Sostiene el conocimiento, pero no sostiene la experiencia.

Un modelo educativo que mira tanto al profesorado como al alumnado, como a toda la comunidad educativa con todo lo que cada quien es y trae. Un modelo que permita la expresión creativa de cada individuo, el propio potencial de cada ser humano y dé lugar a la expresión emocional y a la necesidad del sujeto. Ya que, desde esa mirada al ser humano, estamos posibilitando relaciones de cuidado de mayor cooperación, de respeto a las diferencias y a los límites.

Un modelo educativo integrador por definición recoge que sea igualitario, es decir, que asume la diferencia subjetiva de toda la comunidad y permite la expresión de la diferencia.  Para ello debemos mirar a los ojos a este sistema patriarcal que impacta sobre la esencia de cada persona en función del sexo biológico al nacer y de sus circunstancias vitales.

Debemos retar a un sistema patriarcal que impone una estructura cerrada y de dominación de los más fuertes sobre los más débiles: mujeres, infancia, ancianidad, diversidad funcional, origen étnico racial, identidad sexo genérica, orientación sexual, clase social, etc.

¿Cuándo decidisteis presentaros al PCN? ¿Desde cuándo conocéis la FCN y a Claudio Naranjo?

La Fundación Claudio Naranjo la conocimos primero a través del SAT, una experiencia personal y profesionalmente impactante, que causó mucho impacto en todo lo que hemos podido aprehender. Hay una gran parte de nuestro trabajo totalmente influenciado por el trabajo realizado en todos los SAT y por la influencia de Claudio Naranjo.

El proyecto estaba ya realizado y en marcha, y de repente un día entrando a la página web de la Fundación vimos la convocatoria de los premios. Pensamos que debíamos presentarlo ya que está totalmente investido e influenciado por las enseñanzas de Claudio Naranjo.

¿Tenéis en marcha o programados otros proyectos educativos?

Nuestra idea es poder dar un carácter holístico a la propuesta y ampliarla al alumnado, a las familias y a los equipos directivos, a través de distintas disciplinas, para generar relaciones basadas en la comunicación y la confianza, que permitan avanzar hacia la construcción de una comunidad educativa igualitaria e integrativa.

Por otro lado, estamos trabajando ya con un equipo más amplio de profesionales que forman parte de Laskurain en el diseño de una escuela de madres y padres para acompañar a las familias, en toda su diversidad, en las distintas dificultades que van viviendo en relación a la crianza.

Y mientras, seguimos buscando caminos para llevar el proyecto “De adentro a fuera” a la práctica a través de los centros e instituciones educativas. El premio que nos ha concedido la Fundación Claudio Naranjo nos permite seguir trabajando en este sueño en el que tanto creemos y estamos muy agradecidas por ello.

Desde vuestra experiencia ¿qué necesidades os transmite el alumnado, las familias y los docentes?

En la experiencia de trabajo con el profesorado y en la investigación realizada en torno a la situación actual a nivel estatal hemos podido comprobar la difícil situación que está viviendo el personal docente en las aulas;  aumento de la violencia entre el alumnado y del alumnado y las familias hacia el profesorado, desconfianza y cuestionamiento y no aceptación de límites, falta de apoyo desde la dirección, recortes económicos, necesidad de recursos para acompañar de forma integral al alumnado, etc. Y sobre todo, dificultad para sostenerse en algunos momentos, en tanto que, no nos olvidemos,  son personas humanas realizando una de las labores más importantes para la humanidad, educar, pero sin la valoración y el apoyo social que merece.

Las familias, madres y padres, corren de arriba abajo para cumplir el imperativo laboral y garantizar una calidad de vida que idolatra el consumo como forma de paliar todos los males. Las familias no encuentran tiempo para el cuidado personal y familiar de calidad, y al final del día la televisión cubre el silencio y el cansancio, y muchas veces prefieren evitar el conflicto que precede a los beneficiosos límites, y sobreproteger en lugar de fomentar la autonomía. 

En la experiencia terapéutica con infancia, parejas y familias hemos podido conocer la necesidad de las familias de acceder a espacios donde poder compartir sus inquietudes y desarrollar sus propios recursos para ir atravesando las distintas etapas de la crianza y el ciclo vital. Pero una vez más, no se trata de acceder a una formación intelectual, sino de generar espacios donde sea posible el contacto con la experiencia.

Y el alumnado, sobrevive en este mundo caótico y contradictorio, recibiendo mensajes y mandatos que hablan de respeto e igualdad en un mundo cuya fotografía principal es la violencia, las injusticias y la desigualdad. Deben ser felices, tener lo que desean en cada momento, competir y evitar perder (loser). Pero cuando llega la frustración, no hay estructura real de apoyo personal ni comunitario. No hay herramientas de comunicación emocional. Almacenan datos, aguantan sentadas y sentados por horas en espacios cerrados hasta que suena la campana, reciben el mismo alimento educativo sin tener en cuenta sus necesidades particulares y se les orienta a un mundo y una expectativa de vida que pocas veces tiene que ver con el desarrollo real de su esencia.

Qué razón tiene el maestro Claudio Naranjo cuando dice que la Educación es el medio para cambiar el mundo. Ojalá muy pronto, el mundo quiera también ser cambiado.

Si te ha gustado, anímate y comparte este artículo!

Comentarios

Ana

14 Mayo 2017 - RESPONDER

K razon teneis! Me ha encantado el artículo. Lo comparto en su totalidad como amatxo y profesora k soy!

Pedro Grande

15 Mayo 2017 - RESPONDER

Gracias.

FCN

01 Junio 2017 - RESPONDER

Gracias por tu comentario, Ana.

Anónimo

26 Julio 2017 - RESPONDER

Hola, ¿Para saber precios y más información dónde debo dirigirme? Gracias

FCN

10 Agosto 2017 - RESPONDER

info@educacionintegradora.com
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.