Blog



Mi ser al servicio de mi hacer

06/02/2019 FCN Educación 0 comentarios

Taller de autoconocimiento en IES Alfredo Kraus Madrid

Los pasados 9 y 10 de enero de 2019 el área de Educación Integradora FCN participó en los #SeminariosdelaFelicidad organizados en el IES Alfredo Kraus de Madrid con un taller titulado: "Mi ser al servicio de mi hacer". 

Durante dos jornadas, 9 y 10 de enero, 20 docentes de educación secundaria, así como integrantes del equipo directivo del IES Alfredo Kraus de Madrid, se embarcaron en esta aventura. El taller fue impartido por Amor Hernández (colaboradora de la FCN) Reme Montero, Vanessa Sánchez y Jose Guillén (de la Comunidad Educación Integradora de Madrid) y Fresia Robledo (del área Educación Integradora FCN).

La satisfacción es posible cuando unimos el ser y la acción y conocer quiénes somos es el primer paso para una existencia más plena. Esto también nos facilitará la tarea de acompañar a otros seres humanos en el desarrollo de sus posibilidades y su maduración personal. Trabajar a través del autoconocimiento facilita la intervención. Conocer nuestra sombra amplía la posibilidad de una existencia más plena y profunda. Ver al otro en todas sus dimensiones y acompañarlo como un proceso creativo facilita la intervención educativa y amplia nuestros recursos.

Una de las participantes nos cuenta su experiencia respecto a las herramientas del taller sobre autococimiento y el impacto posterior como docente derivado de esta ampliación de consciencia:

"En el taller nos propusieron elegir a un alumno/alumna de nuestra trayectoria profesional que nos hubiera incomodado. Este trabajo me resultó muy interesante. Lo primero que quiero decir es que no fue fácil encontrarlo, sin embargo, me decidí por uno. A partir de allí, emprendimos un trabajo empático, imitando al alumno/a la alumna en cuestión: físicamente, imitando su cuerpo, sus gestos, su voz y nos tuvimos que meter en él/en ella, actuando como él/ella con sus compañeros, sus profes...
 

Meter en mí a alguien que me ha incomodado, me hace sentir desde dentro quién soy yo y cómo me siento con respecto a lo que no me gusta del otrx.

Por otra parte, yo había elegido a un chico que en el aula, hace unos cuantos años, me gritaba mucho, un chico que no hacía nada y utilizaba actitudes y discursos groseros para llamar la atención. Después de haber trabajado mucho con él, yo entendí que reclamaba la atención por unas carencias patológicas de cariño y de atención por parte de sus seres más cercanos.

Curiosamente, en mi adolescencia, yo quería que todxs me escucharan más y me dieran más la palabra. Nunca actué como él, faltando el respeto. Ahora bien, sí que existía en mi adolescencia, una necesidad de existir para y hacia lxs demás. Me gustó mucho cuando Amor, la ponente, nos preguntó "¿qué hay de ti en este personaje/en este alumno/esta alumna?". 

Esta toma de conciencia y la reflexión que me trae me permite tener otra actitud hacia el alumnado/el/la adolescente. Puedo pensar que probablemente mi alumnado tenga instalados unos mecanismos de supervivencia o de defensa de los que no es consciente... por algunos motivos. Por otra parte, veo que puede haber mecanismos en mí que me hacen reaccionar de tal o cual manera ante algunas situaciones de conflicto, de falta de respeto, etc.

Si me conozco mejor puedo intervenir de otro modo con lxs demás, si me conozco más me puedo ser "mejor" persona y convertirme en un ser más abierto, más tolerante hacia lxs demás y hacia mi misma. 
 

Esta ampliación de consciencia me hace entenderme más, preveerme más y a la vez entender, escuchar y aceptar más al otro/a la otra. Todo esto me permite e incrementa en mí la idea de formar parte del grupo de mi alumnado, no como una profesora desde la jerarquía, sino como una persona más del grupo. Quiero escuchar a mi alumnado y proponerle actividades y aprendizajes para que se pueda sentir crecer, para que tenga en cuenta parámetros de su entorno que tiene olvidados como la naturaleza, la música, el arte; para que pueda ser creativo a su mamera, para que deje de memorizar fragmentos de conocimientos aislados para conseguir notas o un nivel acádemico sin más, para que se sienta más seguro y para que su autonomía no le dé miedo.

Con esta ampliación de consciencia me siento más segura, más completa y me veo capaz de trabajar reuniendo a la comunidad educativa: alumnado, profesorado y familias para que haya un intercambio y una evolución. Sin duda, el taller de autoconocimiento es un gran aprendizaje para mí, un reflexión que me permite ver lo importante. Muchas gracias."

Si te ha gustado, anímate y comparte este artículo!

Comentarios

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.