Blog



Una experiencia enriquecedora para repetir

II Encuentro de Familias: del 26 al 31 de julio en Madrid.

Familias que participaron el año pasado y que repetirán este año nos dan testimonio de sus experiencias en este post.

Juanu y Nayra

El encuentro fue una oportunidad maravillosa para poner conciencia en nuestra unión familiar y sus pilares. Disfrutamos reconociéndonos en cada rol, ¡madre, padre, hijo! y a la vez diferenciándonos como mujer y hombre.

Vivimos unos días muy especiales con otras familias y profesionales compartiendo maravillas y dificultades en nuestro ejercicio de crianza. Hicimos buenos amigos y nos sentimos muy acogidos y cuidados. Las instalaciones y la comida fueron un punto a favor.

Y las dinámicas de pareja nos parecieron muy acertadas y las agradecimos un montón. Nos unieron y fortalecieron nuestra intimidad, algo que notamos que nuestro hijo intuitivamente agradeció.

En resumen: ¡una experiencia tremendamente enriquecedora que estamos deseando repetir!
 

Pilar

Tener la oportunidad de compartir un espacio de conciencia con mis hijos no era tarea fácil ya que siempre se proponen cursos y talleres para personas o parejas. Por eso en cuanto propusieron este encuentro no me lo pensé dos veces.

En el Encuentro de Familias tuve la oportunidad de relacionarme con mis hijos desde otro modo, desde el juego simbólico y el contacto. Todas las propuestas y ejercicios fueron encaminadas a una toma de conciencia de nuestra familia.

Además, tenía espacio de trabajo para mí, momentos para meditar, ejercicios de clown y nariz de payaso, talleres de mujeres, bailes, pinturas, estatuas humanas, interpretaciones y un sin fin de propuestas creativas, con mucho cuerpo y con mucha emoción.

Vuelvo este año a repetir más de lo mismo, más sensaciones  y toma de conciencia de mi relación con mis hijos. Ellos vivieron la experiencia como un campamento de verano, conocieron a muchos chavales de su edad y se movieron muy contentos.
 

María

¿Que porqué nos animamos a participar en este II Encuentro de Familias? Pues muchas son las razones, no obstante, es una de esas experiencias que hay que vivir, que tocan suavemente el corazón y enriquecen.

Un lugar de conocimiento y de encuentro, como bien le llamáis, con uno mismo y con el otro desde el respeto, la confianza, el amor y el cuidado.

He podido ver quién soy como madre, mis luces y mis sombras en una cuna que canta desde ser uno mismo, una misma.

Por otro lado el “yo pareja”, de un otro igual, donde me crezco y me hundo, donde comprendo y donde juzgo, donde me comprendo y donde me juzgo.

Yo mujer, yo persona, yo misma… Soy quien creo que soy…, soy… o no soy... Aquí puedo ser.

Familia… La mía propia, la que he creado, por la que respiro y suspiro como la primera vez que se sale a la vida, cada día como esto, la primera vez, siempre...

Familia la que la vida me ha regalado, la que conocí en Buitrago gracias a este maravilloso encuentro. La familia que crece más unida, más plena, más consciente. Aquí me aparece la palabra respeto, mucho en forma de ser uno mismo y nada más… Ser.

Recuerdo miradas, sonrisas, historias, canciones, sorpresas y palabras amables compartidas; grandes, pequeñas, medianas...

Un espacio de acogida y de cuidado. Sobre todo muy cuidado, donde poder ser uno mismo, una misma; donde poder ser familia de tres y familia de ‘Cientoypico’.

¡Gracias por esto!
 

Lorenzo y Agnieszka

Como siempre dice Claudio Naranjo, en la educación nos la jugamos para cambiar el mundo. Y el Encuentro de Familias del año pasado (2015) fue una excelente oportunidad para poner otro granito de arena hacia ese más que necesario cambio.

Fueron unos días intensos, de descubrir y descubrirnos, de compartir y compatirnos; en fin, de apostar por una nueva forma de estar en el mundo.

Se respiró la magia de la comunidad de familias que viven desde una búsqueda incansable de autenticidad y pudimos vivir una experiencia, realmente, única.

Todas las dinámicas que se propusieron estuvieron en su punto, y tanto los peques como los mayores estuvimos muy bien cuidados. De esta forma, se produjeron muchas situaciones de esas que marcan y hacen que caminemos por la vida con otro talante.

Con todo ello, nuestro pequeño Bruno, entonces de tres años, se pudo soltar mucho y, gracias a ello, fortalecer sus vínculos con otros niños. De hecho, ya está esperando volver y ¡se acuerda perfectamente de más de un amiguito!

Así, cuando salió la oportunidad de volver a Buitrago de Lozoya ¡no nos lo pensamos dos veces!
También es de agradecer la entrega de todos los facilitadores y organizadores que hicieron posible este encuentro, pues lo dieron todo para que fueran días inolvidables.

Con esta energía volveremos, nuevamente, a vivir la experiencia de buscar en lo más profundo de nosotros lo mejor que tenemos para nuestros hijos e hijas y para nuestras familias.

¡Ya tenemos ganas de que llegue el encuentro!
 

II Encuentro de Familias: del 26 al 31 de julio en Buitrago de Lozoya (Madrid).

En esta segunda edición ofrecemos tres opciones de alojamiento, adaptándonos a las distintas posibilidades familiares. Puedes conocer más detalles y realizar tu inscripción haciendo clic aquí.

 

Si te ha gustado, anímate y comparte este artículo!

Comentarios

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.